Seleccionar página

LA ORGANIZACIÓN DE LAS MUJERES MAYAS

Visita la exposición sonora.

Audio: Folkart Films

Ramona Chocón

Red de Sanadoras del Feminismo Comunitario

Criminalizada por luchar contra una empresa minera (Guatemala).

«Nos reafirmamos en nuestra propuesta feminista que in­tegra la lucha histórica y cotidiana de nuestros pueblos para la recuperación y defensa del territorio tierra, como una garantía de espacio concreto territo­rial donde se manifiesta la vida de los cuerpos. Es ésta una de las razones por ­que las feministas comunitarias en la montaña de Xalapán hemos levantado la lucha contra la minería de metales, porque la expropiación que se ha hecho sobre la tierra, por la hegemonía del mo­delo de desarrollo capitalista patriarcal, está poniendo en grave amenaza la rela­ción de la tierra que tenemos mujeres y hombres, con la vida».

Crédito: Lorena Kabnal, lideresa de la Red de Sanadoras del Feminismo Comunitario, en Feminismos diversos, feminismo comunitario. ACSUR Las Segovias.

Ciudad de Santa Eulalia, uno de los epicentros de la resistencia y lucha por el territorio maya Kanjobal Xuj (Guatemala)

«El poder económico en Guatemala está concentrado en una minoría, en 22 familias. Los gobiernos siempre han velado por sus propios intereses, en su mirada sólo están las cuestiones económicas que les benefician. Eso conlleva que no vean la mirada de los pueblos, de las comunidades. Las comunidades dicen “éste no es el desarrollo que queremos” y se produce el choque entre el gobierno y las comunidades. En Guatemala han llegado empresas trasnacionales, principalmente empresas españolas, a robar la riqueza que han conservado nuestros abuelos y abuelas. Cuando tuvimos la experiencia de persecución y criminalización, no teníamos la experiencia ni las herramientas de cómo afrontar esa persecución. Gracias a esa experiencia vívida, cuando más tarde llegó la misma empresa, pero con otro nombre al territorio Kanjobal Xuj, donde está Santa Eulalia, pudimos dar soporte y hacer redes con otras compañeras también perseguidas, con órdenes de captura».

Crédito: Hermelinda Simón, Directora de la Asociación de Mujeres Aq’ab’al, en Las voces del río. Relatos de persecución política en Barillas. UDEFEGUA.

Hermelinda Simón

Asociación de Mujeres Aq’ab’al

Lideresa criminalizada en el municipio de Barillas y Directora de la Asociación de Mujeres Aq’ab’al (Guatemala).

Hermelinda Simón

Asociación de Mujeres Aq’ab’al

Lideresa criminalizada en el municipio de Barillas y Directora de la Asociación de Mujeres Aq’ab’al (Guatemala).

«En los días previos al estado de sitio, los trabajadores de la empresa nos decían: “si van a estar hablando les puede pasar algo”. En una ocasión un carro nos quiso atropellar. Mi celular tenía también mucha interferencia, se escuchaba mucho ruido. Además, en las oficinas en donde estábamos, llegaba la policía y el ejército.

La orden de captura en mi contra se emitió en julio. Giran orden de aprehensión en contra de diez líderes. Nos acusaban de diez delitos: de la quema de maquinaria y de los disturbios del 1 de mayo, terrorismo, narcotráfico y robo agravado, y de otros que ahora no recuerdo. Al enterarse los líderes, todos se van. Desde que me informaron de la orden de captura me desplacé del municipio. Otra vez me tuve que ir por casi dos o tres meses. Esta vez tuve menos miedo que cuando me fui por causa del estado de sitio. Ya no me asustaba tanto ver a la policía o al ejército.

Me afectó organizacionalmente, económicamente y psicológicamente. La organización de mujeres fue paralizada por esta situación. El estar fuera del municipio implicó gastos extras y fue difícil mantenir la lejanía con la familia.

Cuando todo esto pasó, recibí mucha solidaridad de compañeras, eso me dio mucha fuerza. Durante el tiempo que estuve fuera, participé en ceremonias que me dieron mucha fuerza y valor para enfrentar lo que estaba viviendo y a la vez trabajé la parte de la sanación, porque antes no podía hablar, no podía decir lo que me había pasado, sentía tristeza, ganas de llorar».

Crédito: Hermelinda Simón, Directora de la Asociación de Mujeres Aq’ab’al, en Las voces del río. Relatos de persecución política en Barillas. UDEFEGUA.

 

Río Q’amb’alam, junto a las oficinas de Hidro Santa Cruz, en Barillas (Guatemala)

«A Guatemala han llegado muchas empresas transnacionales para la explotación minera, petróleo y monocultivos. Las comunidades se han organizado para defenderse frente a estas empresas trasnacionales. En estos últimos 10 años también ha habido mucha persecución mucha criminalización a defensores y defensoras por defender la tierna, por defender la vida. Y quien criminaliza y persigue es en primera estancia el estado de Guatemala, a través de sus tres poderes, el legislativo, el ejecutivo y el judicial.

Desde la cosmovisión maya, la tierra es la que nos da de comer, la que nos alimenta, la que nos protege. Nuestros abuelos y abuelas históricamente han protegido y conservado esta riqueza. Las empresas transnacionales quieren ir a sacar esa riqueza que han conservado nuestros abuelos y abuelas, generando destrucción. Por eso las comunidades y los pueblos nos hemos organizado a decir NO a los megaproyectos, porque hemos visto como destruye la vida de las comunidades».

Crédito: Hermelinda Simón, Directora de la Asociación de Mujeres Aq’ab’al, entrevistada por la Federación Internacional por los Derechos Humanos (FIDH).

Reyna Mateo

Asociación de Mujeres Aq’ab’al

Perseguida al exigir justicia por su marido asesinado.

«No queremos las empresas extractivas porque conocimos la verdad, que su trabajo traía enfermedades a las comunidades con la utilización de químicos, la desviación de ríos. He participado en estos movimientos de defensa de territorios con mi esposo y sigo participando después de la muerte de mi esposo. Las empresas que amenazan nuestro territorio son Proyecto Padre Antonio Hidralia, Proyecto Cunín y ENEL. Nosotros como pueblo nos unimos y nos opusimos.

Las empresas vinieron a dividir al pueblo, pero no lo lograron porque nos unimos en la lucha y en consecuencia no pudieron continuar con su trabajo. A algunas comunidades les dijeron que se les darían fácilmente energía eléctrica, pero estuvimos investigando cuál era la verdad y encontramos que sus promesas eran una mentira, le mintieron al pueblo».

Crédito: Entrevista a Reyna Mateo. Proceso de Sistematización de la experiencia de acompañamiento. Asociación de Mujeres Aq’ab’al.

Josefa Pascual

Asociación de Mujeres Aq’ab’al

Lideresa comunitaria que informó las comunidades indígenas de su derecho a consulta previa (Convenio 169 de la OIT de las Naciones Unidas).

«Al conocer que la empresa iba a construir una hidroeléctrica utilizando la caída de la catarata que abastece a las comunidades aledañas, se fortaleció la organización comunitaria para defender el recurso agua frente a la empresa. De esta manera iniciamos un trabajo, no únicamente con juventud, sino con las comunidades. La empresa no tomó en cuenta la consulta, sino que se instaló y es ahí donde se empieza hacer un trabajo más fuerte con las comunidades.

Cuando nos dimos cuenta que la manipulación de la empresa era fuerte, nos coordinamos con autoridades comunitarias, alcaldes y COCODES (Comités de Desarrollo). Se hacían asambleas municipales, nos coordinamos con otras organizaciones a nivel nacional, para informarnos y formarnos.

Las comunidades nos decían: “vénganse porque necesitamos reunirnos para decidir qué vamos hacer”. Así empezamos a organizar a las comunidades que están alrededor del río. Los sábados los dedicábamos a reunirnos y los domingos hacíamos las asambleas, para decidir. La idea era que la empresa respetara nuestra decisión, si estábamos o no de acuerdo».

Crédito: Hermelinda Simón, Directora de la Asociación de Mujeres Aq’ab’al, en Las voces del río. Relatos de persecución política en Barillas. UDEFEGUA.

enCamión abandonado por la hidroeléctrica Hidro Santa Cruz, después de parar sus actividades en Barillas (Guatemala).

«Las autoridades municipales nos ven como opositores. El trabajo con las comunidades se desarrolla por la consulta comunitaria de buena fe, para rechazar la exploración y explotación minera y de otros recursos naturales.

Desde ese entonces, no hemos podido sentarnos con las autoridades municipales para tratar las necesidades de la juventud o las mujeres. Porque las autoridades prácticamente apoyan a la empresa y nosotros no, entonces no nos toman en cuenta. Las autoridades municipales no escuchan la opinión de las comunidades. Ellos, por un lado, se sientan con la empresa a negociar, a decidir por el pueblo y por el otro lado estamos las comunidades, las organizaciones que hemos hecho un trabajo de formación, de información, de comunicación sobre el tema. Hay un divorcio entre autoridades, comunidades y organizaciones. Porque las autoridades tienen compromisos políticos con Hidro Santa Cruz. Toda la conflictividad, el divisionismo, esa rotura entre autoridades y las comunidades ha sido por culpa de la empresa».

Crédito: Hermelinda Simón, Directora de la Asociación de Mujeres Aq’ab’al, a Las voces del río. Relatos de persecución política en Barillas. UDEFEGUA.

Ana Francisca Pascual

Asociación de Mujeres Aq’ab’al

Joven opositora a las actividades de la hidroeléctrica Hidro Santa Cruz.

«El trabajo que hacemos en la comunidad no es valorado. Por el mismo machismo y el egoísmo, ellos dicen “esas mujeres, ¿qué van a poder hacer?”. Puedo decir que es lamentable, ya que desde la familia han criticado, han hablado mal de la organización frente a ti. Para las compañeras, la relación con la comunidad fue muy difícil porque las estigmatizaciones fueron hasta de las propias familias.
La criminalización hacia las Defensoras es diferente que la persecución y criminalización hacia los Defensores. Ellas tenían que resolver qué hacer con sus hijos, dejarlos con la familia, los vecinos. Las compañeras tienen doble o triple trabajo, sostener a la familia, la educación, la salud a sus hijos, la comida, trabajar y llevar dinero a la casa».

Crédito: Entrevista a Maria Cristina Bernabé. Proceso de Sistematización de la experiencia de acompañamiento. Asociación de Mujeres Aq’ab’al.

Maria Cristina Bernabé

Asociación de Mujeres Aq’ab’al

De familia largamente implicada en las luchas por el territorio, Presidenta de la Asociación de Mujeres Aq’ab’al (Guatemala).

«En el momento en que mi papá fue a la cárcel mi mamá fue utilizada, al igual que las otras esposas de presos políticos. Ellas solo veían la posibilidad de que ellos quedaran libres. Los maridos presos les exigían que les llevaran información sobre cómo iba el caso. Mi mamá sabe cómo decir las cosas, pero no lo puede decir como lo entiende un abogado. Para mi mamá fue una gran experiencia porque hasta ese momento, no sabía de conferencias de prensa, ni de cómo enfrentarse a las cámaras, sin embargo, logró salir adelante».

Crédito: Entrevista en Maria Cristina Bernabé. Proceso de Sistematización de la experiencia de acompañamiento. Asociación de Mujeres Aq’ab’al.

LA LUCHA DE LAS MUJERES GARÍFUNAS

LA RESISTENCIA DE LAS MUJERES LENCAS